Lo primero que tenemos que tener en cuenta es una buena iluminación, dado que así podemos concretar que color y tamaño es el más adecuado.

El tejido: deberá ser el adecuado según el tejido de la ropa que acompañe y la temporada. No utilices corbatas de primavera/verano ya que tenemos más horas de luz, que en temporada de otoño/invierno.

El ancho: El adecuado está entre 8,5 y 9,5 centímetros en su parte más ancha.

Se tú el que elija la corbata: de esa manera tu estilismo tendrá tu estilo y tu carácter.

El nudo: Es importante aprender a hacerlo sin apretar demasiado para que no parezca que te estás ahogando y para que te encuentres cómodo.

Puedes hacer que la corbata destaque sobre el traje y la camisa, pero sin llamar demasiado la atención.

La corbata deberá ir proporcional a tu cuerpo; de lo contrario podrá destacar negativamente.

Ten cuidado con las combinaciones: pueden ser peligrosas. Ve con pies de plomo al combinar distintos estampados: tendrás que tener en cuenta la figura de tu cuerpo, tu estilo y tu actitud.

Si la elige alguien que no te conoce podrá escoger una corbata que no te favorezca, y no te sentirás cómodo con ella.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *